Un regalo

Estos días mi pequeña amiga Leire me apareció con un regalo: su imaginación y su vitalidad en forma de cuentitos ilustrados. Ella y yo queremos compartirlo con el mundo mundial. Así que aquí están.

     El pirata Llin estaba en su camarote y de repente gritaron: “¡tierra a la vista!”. Llin salió corriendo de su camarote y miró por el telescopio, pero al llegar se encontraron el barco del pirata Barba Negra, el archienemigo de Llin. Al tocar la arena de la Isla cogieron las espadas y los trabucos y comenzaron a luchar, pero el capitán era muy listo y mientras sus hombres luchaban, él fue a buscar el tesoro y un hombre del otro bando lo siguió. Tuvo que pasar por muchos peligros, como estos: esquivar espadas y también fuego. Y al fin encontró el tesoro.

20150128150742340_0001

 

     La Rosa del Teide o la Margarita. El Zapato de Cenicienta o de la Reina. Esas obras que no tienen autor son obras de la naturaleza, porque si las tratas bien te dará una recompensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s